¿Qué me sucede cuando siento ansiedad?

 Almudena Lobato - Psicología para tu vida

El temor agudiza los sentidos.

La ansiedad los paraliza.

Kurt Goldstein

La ansiedad forma parte del ser humano y es una respuesta adaptativa que sirve para afrontar y protegernos de situaciones de peligro o riesgo. Sin embargo, cuando es demasiado intensa y se prolonga en el tiempo, a pesar de no estar expuestos a ninguna situación de peligro real, la ansiedad se vuelve patológica, rompe nuestro equilibrio y se convierte en una fuente de sufrimiento que es necesario controlar.

Conociendo la ansiedad

La ansiedad es una respuesta normal, protectora y adaptativa a eventos estresantes de la vida. Se caracteriza por un estado de agitación e inquietud desagradable, acompañado por la anticipación de un peligro. Es vivida como un temor procedente del interior, donde la persona que la sufre siente temor sobre lo que piensa, siente y hace,  y sobre los propios síntomas físicos de la ansiedad.

Cuando la ansiedad es alta, predominan pensamientos anticipatorios negativos y síntomas fisiológicos, acompañados de la sensación de catástrofe o peligro inminente. Del mismo modo, también aparecen conductas de lucha/huida relacionadas con la ansiedad.

La ansiedad es la característica mental más destacada de la civilización occidental.

R. R. Willoughby

Manifestaciones de la ansiedad

La ansiedad se manifiesta en nuestro cuerpo de la siguiente forma:

  • Pensamientos/emociones de ansiedad: Se evalúa y/o anticipa el acontecimiento vivido de forma negativa, con miedo, pánico, alarma, inquietud, preocupación, aprensión, irritabilidad, duda, inseguridad…
  • Sensación física de ansiedad: Aparecen síntomas como sudoración, palidez facial, dilatación pupilar, incremento de la tensión muscular, aceleración cardiaca, descenso de la salivación, aceleración respiratoria, temblor, molestias gastrointestinales, hormigueo, dolor de cabeza tensional, fatiga excesiva…
  • Conductas de ansiedad: Respuestas de lucha/huida como pueden ser evitar las situación relacionadas con la ansiedad, responder con más irritabilidad…

Lo síntomas de ansiedad alta son muy desagradables y pueden llegar a generar malestar y/o limitar la vida de quien los siente. Es posible que al leer estos síntomas, te hayas podido identificar con parte de ellos. No te preocupes si notas más o menos síntomas, tan solo significa que tienes la ansiedad alta y que tienes que aprender a bajarla.

Conocer tus síntomas te ayuda a comprender y reaccionar con menos sorpresa o temor frente a lo que sientes. El primer paso para gestionar la ansiedad es conocerla y comprenderla.

Emociones, pensamientos y comportamientos que acompañan a la ansiedad

La ansiedad distorsiona nuestros pensamientos volviéndolos más rígidos, insistentes, repetitivos y catastrofistas. Estos pensamientos se toman como verdades absolutas y no se cuestionan.

La ansiedad tiende a poner el foco en lo negativo, a hacer los problemas y dificultades más grandes y hacerte sentir más pequeño e incapaz de afrontar la situación que estás viviendo.

El estado emocional que le acompaña habitualmente es de temor, miedo, inseguridad, angustia, falta de confianza, dudas y/o preocupación, también te puedes sentir más irritable y más desconfiado y/o molesto con los demás. No es que tú seas así, es tu ansiedad la que te hace sentirte así y ver el mundo desde ese prisma.

Este estado de agitación interna causa malestar y la sensación subjetiva de falta de control y de no saber cómo gestionar lo que sientes. Habitualmente aparecen determinadas conductas que tratan de calmar o afrontar el estado de ansiedad interno, como pueden ser evitar situaciones en las que se anticipa que se puede sentir ansiedad o si se está en alguna de ellas tratar de escapar y marcharse lo antes posible. También suelen aparecer reacciones más impulsivas y con menor autocontrol y en ocasiones también puede haber conductas de tipo compulsivo. Estas conductas, aunque inicialmente tratan de bajar la ansiedad, suelen mantener o incrementar los propios síntomas de ansiedad.

Ocultar o reprimir la ansiedad produce, de hecho, más ansiedad.

Scott Stossel

¿Te sientes así con cierta frecuencia?, ¿notas estos síntomas y/o te ocasionan malestar?. Haz un listado con los síntomas que notas, anota su frecuencia y su grado de intensidad. Comprender cuándo sientes ansiedad, cómo la sientes y qué haces en esos momentos, es un primer paso fundamental para poder aprender a gestionarla de forma más eficaz.

Una buena gestión de tu ansiedad te ayuda a tener un mayor equilibrio interior, bienestar y calma. Un buen lugar desde el que vivir y tomar mejores decisiones.


Si deseas conocer mejor tu ansiedad, te invito a que te unas a mi Comunidad gratuita en Facebook “Di adiós a tu ansiedad”


¡Hola! Soy ALMUDENA LOBATO, fundadora de Psicología para tu vida.

Te doy la bienvenida a Psicología para tu vida, un espacio para tu desarrollo personal y profesional.

Eres BIENVENIDO/A al camino que te llevará al mejor lugar del mundo, .

Puedes volver aquí siempre que quieras y desees encontrarte contigo y cuidarte. En esta pequeña-gran TRIBU que formamos, hay un lugar especialmente reservado para ti. Deseo que te sientas como en tu CASA.

JUNTOS avanzamos más y mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *